Estas son las nuevas reglas para la reapertura de balnearios y hoteles

Balneario El Almeal

A los mexicanos ya nos urge una salidita, y más a los morelenses, ya que en este estado, el calor en esta temporada es bastante alto, y para refrescarse, se acostumbra ir a uno de sus múltiples balnearios.

Pero después de esta cuarentena, se dice que se tiene que vivir con el virus del COVID-19, es por eso, que todos los balnearios y hoteles, deben de respetar los lineamientos que se establecieron para prevenir los contagios.

Se debe trabajar especialmente en estos ramos, ya que es en estos lugares, donde se ve un gran agrupamiento de personas.

Reglas para la reapertura de balnearios

Uno de los puntos principales es que debe existir una persona responsable de hacer respetar el reglamento, de esta manera, tanto personal como visitantes, deben de seguir todas las medidas preventivas para evitar el contagio del virus COVID-19.

Otro punto importante es que  todos los establecimientos deben estar desinfectados, es decir, todas sus instalaciones deben estar sanitizados.

Además, las albercas deberán estar debidamente cloradas;
recordemos que la principal forma de transmisión es de persona a persona, con las gotículas que se expulsan al toser, estornudar, exhalar o hablar, y al estar en contacto con el agua, el virus se propagaría de forma rápida.

Para prevenir el aglomeramiento de personas, tanto balnearios como hoteles, deben de recibir solo el 40% de personas, de lo que normalmente acostumbran. Esto con la finalidad de respetar la sana distancia de 1.5 metros.

Para poder acceder al balneario, se debe utilizar cubrebocas, guantes y careta facial; ya dentro del establecimiento, se debe mantener la sana distancia.

Reglas para la reapertura de Hoteles

Para el caso de los hoteles que tienen alberca, se deben de respetar las reglas de los balnearios, es decir, no aglomeración y agua clorada.

Además se debe mantener la sana distancia, sus instalaciones deben estar debidamente sanitizadas, y para evitar aglomeraciones en sus áreas comunes, se debe reducir el número de mesas, sillas y camastros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *